Un lugar maravilloso, con gente maravillosa

El lugar perfecto para estar con la naturaleza, en toda naturalidad y en comunión con la jungla. Las vistas espectaculares, las habitaciones cuidadas en cada detalle. No hay aire acondicionado, pero no hace falta. Las duchas abiertas son fabulosas. La comida simplemente gourmet! Y los dueños cuidaron esmeradamente mi dieta Keto.

En fin, un lugar que se  debe visitar para alejarse de todo y estar consigo mismo. Pero lo mejor son los anfitriones. No hay que perderse este lugar.